EDITORIAL 1

La Dirección de la Revista del CAP pone a disposición de sus lectores el primer número de la Revista CAPJurídica dedicado al estudio de distintas materias del Derecho, relacionadas con temas de actualidad y cuya importancia es de trascendencia de orden coyuntural para fomentar la discusión en torno a la doctrina, academia y práctica judicial. Ello sin contar la relación existente entre la formación jurídica y la promoción editorial, que requiere de análisis, crítica y fomento de la investigación de los juristas tanto nacionales como extranjeros.

En primer momento, me complace anunciar que a través de     estas páginas fomentamos la cultura jurídica del país, es decir un espacio en el cual los investigadores jurídicos puedan publicar sometiéndose a la revisión de pares y demás criterios que se pueden observar en el desarrollo de la revista. Una de las quejas constantes que se han formulado en la evaluación de nuestras facultades de derecho, ha sido sin duda la falta de producción investigativa por parte de los docentes de las mismas, el número ínfimo de publicaciones y carencia de impulso para realizarlo.

Este fenómeno tiene diferentes explicaciones y circunstancias. La falta de bibliotecas adecuadas ha jugado en contra al momento de generar nuevas tendencias y teorías del derecho actual, rezagando las discusiones a la interpretación literal de las leyes y códigos sin ninguna muestra de base doctrinaria y científica, lo que ha llevado a la tardía aplicación de estas figuras que ya constan y están en auge en la normativa de varios países con un sistema normativo similar al nuestro.

En este sentido, la nueva biblioteca del CAP ha contribuido con nuevos horizontes bibliográficos de varias ramas del Derecho, con una propuesta que esté al alcance de todos los abogados y les permita realizar una investigación seria sobre los problemas jurídicos y sociales que golpean a la sociedad ecuatoriana y al mundo. De esta iniciativa se debe reconocer los planteamientos nuevos e innovadores que se conjugan para el continuo crecimiento de la ciencia jurídica cuya base se remonta a la posibilidad actual de los juristas de tener a su disposición libros, jurisprudencia y doctrina sobre temas de su interés.

La dirección editorial de este número, ha recogido una serie de artículos producto de esta visión que convergen en sus líneas aspectos cotidianos, problemas dogmáticos, la función de organismos internacionales en relación a los estados, medios alternativos de solución de conflictos, principios, garantías, derecho de competencia, derecho laboral, consentimiento informado y derechos humanos; es decir, nos encontramos frente a un trabajo extenso, variado y arduo de varios juristas que han visto en la investigación la oportunidad de impulsar el mundo del derecho a otro nivel.

Finalmente, resta pronosticar el mejor de los éxitos a este arduo trabajo del CAP y de los autores de los diferentes artículos, ya que con su aporte esperamos impulsar la academia y la judicatura para la construcción de un nuevo derecho crítico y vigente con los nuevos problemas, retos, tendencias y teoría del sistema jurídico actual. En cuanto a los diferentes artículos que recopila el primer número de la revista jurídica del CAP, constan los siguientes temas:

Noberto Hernández Jiménez en su artículo “Cine y teorías criminológicas”, pretende evidenciar cómo a través del cine se analiza tanto categorías dogmáticas del derecho penal, como teorías criminológicas; ya que como señala el autor en ocasiones se tornan temas difíciles de abordar con los estudiantes y el público en general ésta temática pudiendo simplificarse a través del uso de herramienta audiovisual para obtener mayor receptividad y construcción compartida de conocimiento.

Pablo Galaín Palermo en “Los acuerdos entre criminales y administradores de la justicia penal. El arrepentido o colaborador que negocia con la justicia penal”, señala que la política criminal diseñada por los organismos internacionales y supranacionales para la lucha contra determinados fenómenos, pone en riesgo la seguridad jurídica a nivel nacional e internacional bajo la exigencia a los Estados miembros que introduzcan en sus respectivas legislaciones determinadas figuras procesal penales.

El estudio de la figura del “crimen organizado” toma en cuenta lo referente al arrepentido o colaborador, que lo lleva a realizar un análisis crítico en un contexto genealógico, filosófico, normativo y fáctico entorno al Ordenamiento Jurídico penal de Uruguay.

Redimensionar imagen
Contraste