INICIATIVAS SUPRANACIONALES ANTE LA CORRUPCIÓN EN EL DEPORTE Y SU INCIDENCIA EN EL ORDENAMIENTO JURÍDICO ESPAÑOL: EL EJEMPLO DEL CONSEJO DE EUROPA

Javier Sánchez Bernal

Universidad de Salamanca, España

Prof. de Derecho Internacional

RESUMEN:

El deporte ha visto potenciada, en los últimos años, su dimensión económica, dejando de ser únicamente una práctica social saludable. Este hecho ha favorecido la aparición de una nueva criminalidad, caracterizada por el fraude y la corrupción, vinculada a la manipulación de competiciones y a las apuestas deportivas. Ante esto, se ha visto incrementada la preocupación internacional por combatir estos comportamientos. En este contexto, el Consejo de Europa, institución supranacional, pionera en materia deportiva, aprobó en 2014 el Convenio sobre Manipulación de Competiciones Deportivas, que contiene políticas educativas y de concienciación, medidas preventivas y de cooperación, así como anima a los Estados a criminalizar determinados comportamientos ilícitos en el deporte.

PALABRAS CLAVE: Consejo de Europa, deporte, manipulación de competiciones, España, Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

ABSTRACT:

In the last years, sports have increased their economic dimension, being considered not only a healthy social practice. This fact has contributed for the appearance of a new criminality, based on fraud and corruption, linked to manipulation of sports competitions and sports bettings. Because of that, international concern for fighting against these behaviors has been strengthened. In this context, the Council of Europe, a supranational pioneering institution in sports area, approved the Convention on Manipulation of Sports Competitions in 2014. This text contains educational and awareness-raising policies, preventive and cooperative measures, and encourages each Party to criminalise several illicit acts in sports.

KEYWORDS: Council of Europe, sports, manipulation of sports competitions, Spain, European Union Court of Justice.

1. INTRODUCCIÓN

El deporte, en sus múltiples manifestaciones y disciplinas, se ha convertido, en los últimos tiempos, en una de las actividades sociales con mayor arraigo y capacidad de movilización. Se revela, además, como un elemento fundamental del sistema educativo y su práctica es importante en el mantenimiento de la salud. Del mismo modo, como realidad colectiva, éste ha alcanzado unas dimensiones sociológicas, económicas, culturales y educativas que aportan valores -como el espíritu de equipo, la solidaridad, la tolerancia y el juego limpio- y modelos de comportamiento que traspasan todo tipo de límites y fronteras territoriales, sociales y económicas. Ello explica que, en la actualidad, hablar de deporte signifique referirse a un fenómeno social de gran envergadura, de potente proyección mediática y de una internacionalización al alcance de pocos otros movimientos culturales y sociales5 o, incluso, económicos.

Con todo, a la vertiente social, se ha añadido una crecientemente relevante dimensión económica, que ha convertido a las distintas modalidades deportivas en un negocio que ha sido objeto de atracción de determinadas prácticas indeseables, en la búsqueda de obtener un lucro personal utilizando el artificio, el engaño y la manipulación . Por todo ello, puede decirse que el fenómeno del deporte es, hoy, transversal y se ve confrontado a nuevos retos y amenazas, tales como la presión comercial, la explotación de jóvenes jugadores, el dopaje, el racismo, la violencia, la corrupción o el blanqueo de dinero8. La adulteración de resultados ha comenzado a verse como un grave problema que, con carácter transnacional, se está manifestando con mucha virulencia, en gran medida propiciado por la globalización del juego por internet y las apuestas, que llegan a suponer una gran amenaza mundial para la integridad del deporte9. Precisamente este elemento transfronterizo de la corrupción motiva la creciente preocupación de las instituciones y organismos supranacionales por la prevención y la lucha eficaz contra ella, tarea que requiere una estrecha cooperación internacional.

En este sentido y en primer lugar, pueden destacarse, en el contexto de la UNESCO, algunas de las medidas propuestas en los distintos textos de la Conferencia Internacional de Ministros y Altos Cargos encargados de la Educación Física y el Deporte (MINEPS). Así, en la Declaración de Berlín, de 30 de mayo de 2013, (MINEPS V) y, en concreto, en la Comisión III, dedicada a la preservación de la integridad en el deporte, se reconoce ya que la integridad del deporte se ve amenazada por el dopaje en el deporte, la manipulación de las competiciones deportivas y las prácticas corruptas en los planos local, nacional, regional e internacional y se conmina a los Estados miembros de la UNESCO a adoptar una serie de políticas, entre las que caben destacarse: el compromiso a conceder la importancia debida y financiación a la investigación de las actividades delictivas que se producen en el ámbito del deporte; la garantía de que las autoridades de seguridad y jurídicas dispongan de la capacidad operativa adecuada para combatir la manipulación de las competiciones deportivas; la posibilidad de instauración de sanciones penales que sirvan como factor disuasorio contra la manipulación de las competiciones deportivas y contra el dopaje en el deporte o el establecimiento de organismos reguladores de las apuestas que mantengan una comunicación fluida con las autoridades de seguridad y las organizaciones deportivas para intercambiar información y proporcionar educación preventiva11.

La misma línea ha seguido la Conferencia de Kazán, celebrada entre el 13 y el 15 de julio de 2017, (MINEPS VI), la cual en su Plan de Acción conecta el deporte con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible e incluye en su política principal III proteger la integridad en el deporte y, en específico en lo que aquí nos interesa: la directriz III.4, la cual busca fortalecer las medidas contra la manipulación de las competiciones deportivas; dicho objetivo hará necesario adoptar medidas legislativas y de aplicación de la ley concretas y forjando alianzas entre las administraciones públicas, las organizaciones deportivas y los operadores de apuestas, así como potenciar la cooperación internacional

En un segundo lugar, más allá de documentos programáticos, la primera institución supranacional en aprobar una norma concreta en la lucha contra el fraude deportivo ha sido el Consejo de Europa, organización internacional que tiene como objetivo principal la defensa y protección de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos, en particular los civiles y políticos. El Consejo de Europa aglutina prácticamente a la mayoría de Estados europeos -todos salvo Bielorrusia- y suma algunos otros geográficamente asiáticos -como Armenia, Azerbaiyán o Georgiay del continente europeo -Groenlandia-. Como indicamos, esta organización ha sido pionera en responder normativamente a la corrupción en eventos deportivos, adoptando, en el 2014, el Convenio número 215, sobre Manipulación de Competiciones Deportivas, que comentaremos a continuación, y que nació con la intención de ofrecer una respuesta global a este problema13.

Redimensionar imagen
Contraste