Publicado por CAPJCENTRAL el

ANÁLISIS ECONÓMICO DE LAS MODALIDADES ATÍPICAS DEL EMPLEO: UNA MIRADA AL CONTRATO EVENTUAL DE TRABAJO EN EL MERCADO DE SERVICIOS

José Antonio Burneo

Universidad Central del Ecuador, Quito – Ecuador

RESUMEN:

El mundo del trabajo ha cambiado de forma radical, se ha dejado de lado la producción masiva manufacturera por un mercado de servicios. La legislación laboral no se puede quedar atrás ante esos cambios y tiene que emprender modificaciones, que permitan a los actores laborales lograr mejores prestaciones con a celebración de figuras contractuales eficientes. Los contratos de trabajo eventuales, bajo la modalidad atípica de empleo, son el medio por el cual los empleadores han decidido arrimarse para poder seguir innovando y emprendiendo; si son obligados a utilizar formas de trabajo, que no sean acordes a los modelos de negocios novedosos, simplemente se convertirán en desincentivos de la producción, lo cual repercutirá en el sistema económico general de la sociedad y la falta de oferta de plazas de trabajo.

PALABRAS CLAVE:

Empleo atípico, producción, eficiencia, mercado.

ABSTRACT:

The world of work has changed radically, mass manufacturing production has been put aside by a service market. Labor legislation can not be left behind in the face of these changes, and has to undertake modifications that allow labor actors to achieve better benefits with the celebration of efficient contractual figures. The employment contracts under the atypical modality of employment are the means by which the employers have decided to get closer to be able to continue innovating and undertaking; if they are forced to use forms of work that are not in line with novel business models, they will simply disincentive production, which will have an impact on the general economic system of

society and the lack of job offers.

KEY WORDS:

Atypical employment, production, efficiency, market.

INTRODUCCIÓN

El contrato eventual de trabajo es una modalidad atípica de empleo, que permite al empleador beneficiarse de la prestación de un trabajador por un plazo determinado y bajo condiciones en las cuales no se incurra en gastos ineficientes. Por otro lado, el trabajador puede utilizar este tipo de trabajo para capacitarse y promocionarse hacia un mercado laboral, entendiendo que éste cada vez es más competitivo y que la pertenencia permanente a un mismo empleador, de forma prolongada, puede que no se adapte a la carrera profesional que el trabajador planifica. El ideal del Estado no debe ser eliminar este tipo de trabajo, sino buscar medios para que -en lo posible- se logre el ideal del trabajo digno.

En este estudio se pretende hacer un análisis sobre diferentes temas, relacionados con el contrato de trabajo atípico y su trascendencia económica. Inicialmente, con el examen de la subordinación como ingrediente fundamental del trabajo asalariado, elemento

que determina la participación o no del Derecho del trabajo. Por otro lado, serán estudiados brevemente la correlación existente, entre el mercado laboral y la desigualdad, desde un punto de vista jurídico y cómo el manejo desproporcionado de instituciones jurídicas erróneas tiene consecuencias negativas en el sistema económico.

Además, serán abarcados los aspectos sobresalientes del institucionalismo laboral, presentando críticas, respecto de los medios contractuales que más favorecen al desarrollo empresarial, con el objetivo de buscar un justo medio entre contratos de trabajo eficientes y el respeto de los derechos fundamentales del trabajador. De forma correlativa, se mencionarán los principales beneficios de la utilización de contratos de modalidad atípica de empleo como medio de creación de ventajas competitivas, presentando críticas a las obligaciones estatales en este tipo de contrataciones, los cuales no responden a la realidad socioeconómica actual del mercado de servicios, principalmente con respecto al contrato eventual de trabajo en la legislación ecuatoriana.

Finalmente, se asociarán los componentes estudiados en relación a los incentivos de los empleadores, la regulación laboral y la economía real, en la que nos encontramos actualmente, buscando explicar la confusión existente entre las modalidades atípicas del contrato de trabajo y la tercerización laboral ilegal, al igual que plantear una perspectiva de análisis, en la cual el principal error, con respecto al desconocimiento de los derechos del trabajador, es el deficiente sistema educativo provisto por el Estado.

SUBORDINACIÓN

Tradicionalmente, los contratos son instrumentos para la disminución de riesgos, los cuales se desprenden de las relaciones jurídicas. Ese entender es propio de la contratación comercial, donde las pretensiones entre las partes del contrato son paralelas y, además, la calidad de los contratantes es igualitaria. Ahora, en la contratación laboral, esta relación no es posible, porque en la celebración de un contrato de trabajo necesariamente una de las partes se encontrará en una situación desfavorable, debido a un principio básico del Derecho laboral, sin el cual no podría accionarse sus fundamentos de protección: la subordinación. La subordinación, según la Real Academia de la Lengua Española, se subsume a la sujeción a la orden, mando o dominio de alguien. En ese sentido, el trabajador necesariamente tendrá una posición desfavorable ante las prestaciones, que regulen la relación laboral; la expresión máxima de ello es la posibilidad de ius variandi, entregada exclusivamente al empleador. Por ser un aspecto fundamental del contrato de trabajo, la subordinación no puede ser obviada, ergo existirá como condición necesaria de la prestación de servicios lícitos y personales, por parte del trabajador, y por la cual recibirá su remuneración.

El empleador utiliza la fuerza de otro para lograr los fines productivos propuestos; la fuerza de trabajo es prestada por el trabajador, quien voluntariamente decide limitar su tiempo, esfuerzo y disposición en pro de la contraprestación ofrecida por el empleador, es decir, el salario. Esta relación laboral existente se funda en diferentes principios constitucionales, que buscan modelarla y limitarla para que no se permita el abuso del ser humano sobre otro, algo que no ha sido ajeno a la historia social, donde la desigualdad irracional y el atropello han sido elementos innegables del Derecho laboral y sobre los que obtiene su campo de acción.

El beneficio de la subordinación se le entrega al empleador porque se entiende que es él quien arriesga en mayor medida los factores de producción en una empresa; así, al conocer los riesgos inherentes del comercio, necesariamente deberá aplicar los niveles de diligencia que considere necesarios para que su empresa logre producir de forma esperada. Las órdenes que emite el empleador son su derecho consagrado, ya que, si no pudiese dirigir el comportamiento y la prestación de servicios del trabajador, simplemente no le sería funcional.

Redimensionar imagen
Contraste