Publicado por CAPJCENTRAL el

LA VALIDEZ DE LA PRUEBA INDICIARIA EN EL PROCESO PENAL

Estéfany Alvear Tobar 

Abogada en Libre Ejercicio Profesional en Ecuador 

RESUMEN

Con el paso del tiempo, el derecho procesal ha evolucionado y en consecuencia han aparecido diferentes clases de prueba, entre ellas la prueba indiciaria, actualmente la posición doctrinaria mayoritaria acepta el uso de esta prueba, pues afirma que evita que delitos, que no cuenta con prueba directa, queden en la impunidad. La finalidad de esta prueba es el llegar a una conclusión con respecto a su validez en base a otra prueba, lo que abre una brecha con respecto al análisis del juzgador, pues al no existir pruebas directas, aparentemente no se tendría la certeza de lo que ha ocurrido.

PALABRAS CLAVE

Prueba, prueba indirecta, indicios, principio de inocencia, carga de la prueba. 

ABSTRACT

Over time, Processual Law has evolved, in consequence it has appeared different classes of proof like the circumstantial evidence. Nowadays the majority doctrinal position accepts the use of it, because it says that it avoids that crimes that do not have direct proof remain unpunished. The purpose of this proof is to reach a conclusion about its validity in base of another proof, which open a gap in regard of the analysis of the judge because it does no exist direct evidence, so it is possible that the authority does not have certainty of the facts 

KEY WORDS

Evidence, circumstantial evidence, indication, presumption of innocence, burden of proof 

INTRODUCCIÓN 

La esencia de la prueba indiciaria es el llegar a una conclusión con respecto a la validez de esta en base a otra prueba, lo que abre una brecha bastante grande con respecto al raciocinio y análisis del juzgador, dado que, al no existir pruebas directas, tales como testigos, aparentemente no se tendría la certeza de lo que ha ocurrido, y como tal, se podría sentenciar como culpable a una persona que no ha cometido el ilícito. 

Pensando en lo anterior, gran parte de las legislaciones del mundo han regulado la forma de aplicación de la prueba indiciaria y han señalado los requisitos que debe cumplir la prueba indiciaria para que sea considerada valida dentro del proceso penal. En el presente trabajo se hará un análisis del régimen ecuatoriano y español, con el fin de establecer diferencias y determinar mejoras en uno u otro sistema. 

Otro de los problemas que aparece con el uso de la prueba indiciaria es la posible violación al principio de inocencia y la inversión de la carga de la prueba. El principio de inocencia menciona que toda persona que ha sido sometida a un proceso debe ser tratada como inocente hasta que exista una sentencia condenatoria que determine lo contrario, esto trae como consecuencia el hecho de que el procesado no tiene que demostrar su inocencia, sin embargo, se puede llegar a pensar que en los casos de aplicación de la prueba indirecta, es el procesado quien debe destruir los indicios propuestos por la acusación, lo que significaría una violación a las garantías básicas del debido proceso y, en consecuencia, en su debido momento se podría declarar la nulidad del mismo. 

LA PRUEBA

La prueba cumple una función importante en el proceso penal, pues sirve como medio idóneo para la reconstrucción conceptual y acreditación de un hecho que ha sucedido en el pasado y que le da contenido a la hipótesis acusatoria. Así, termina siendo ese instrumento sobre el cual debe apoyarse la comprobación de la reconstrucción conceptual de los hechos sometidos a un proceso penal3. En consecuencia, tiene la función de comprobar la producción de los hechos condicionales a los que el derecho consecuencias jurídicas, esto es determinar el valor de verdad de las proposiciones que describen la concurrencia de esos hechos condicionantes4. 

Se conoce como prueba al conjunto de elementos que dan validez a una hipótesis, con los cuales se puede entender el suceso en el cual son constatadas circunstancias fácticas conforme a la verdad (…)5

Es así que, la prueba permite comprobar los hechos de la imputación delictiva, a través del procedimiento, con la finalidad de llevar al juzgador al convencimiento de los hechos y circunstancias materia de la infracción y la responsabilidad de la persona procesada. Es una actividad esencial del proceso sobre  la cual se fundamenta la actividad decisoria del Juez penal a través de la sentencia, dentro del debate contradictorio que exige el proceso penal6. 

Se puede entonces decir que lo que se prueba son las afirmaciones sobre los hechos, no solo los hechos, pues se habla de prueba únicamente con respecto a cosas que hayan sido afirmadas y cuya exactitud es necesaria comprobar. De ahí que, la función de la prueba no sea la de averiguar sino verificar, lo cual a su vez permite identificar los actos de prueba de los actos de investigación7. 

Para realizar esta diferenciación, hay que separar al proceso penal en dos partes, la fase investigativa y la de juicio; en la primera se realizan todas las indagaciones necesarias para determinar si existen suficientes elementos como para emitir una acusación e iniciar un proceso penal, aquí se practican actos de investigación. Por otro lado, en el juicio, se practica la prueba y se le da validez a la misma, por lo que estos ya pueden ser considerados actos de prueba. En este sentido, los jueces emitirán su dictamen basándose en las pruebas, no en los actos de investigación8, lo que permite deducir que todo elemento de cargo o descargo que no sea practicado en juicio no podrá ser considerado por los jueces al momento de tomar su decisión. 

En esta tarea de mostrar la verdad de las afirmaciones, pueden presentarse distintos medios de prueba, los más utilizados son el documental, testimonial y pericial; la primera se refiere a todos los documentos que han sido adjuntados al proceso y que pueden ser de utilidad tanto para la defensa, como para la parte acusatoria; el testimonio es la declaración dada por una persona, ante el juez, sobre sus percepciones de hechos en torno a los cuales gira el proceso; finalmente, la prueba pericial es un informe con respecto a circunstancias importantes para la investigación, realizado por personas con conocimientos especializados que el juez no posee9. 

Al construir su versión de los hechos, el juez tiene que escoger los hechos extrayéndolos del conjunto de pruebas que tiene el proceso, ya sea por pedido de las partes o por iniciativa propia del juez. La decisión que tome el juzgador sobre los principales hechos del litigio se puede derivar tanto de pruebas directas como de pruebas de carácter presuntivo o indiciario.

Prueba directa 

La prueba directa es aquélla que permite al juez inferir la existencia de un hecho de manera inmediata y que no necesita mayor raciocinio, porque ésta versa directamente a la hipótesis. Entonces lo único que se deberá observar es que la prueba sea válida, de ahí la afirmación que el grado de confirmación de la hipótesis depende del grado de aceptabilidad de la prueba, la cual se determina mediante una serie de presupuestos e inferencias realizadas por el sujeto que utiliza la prueba, sobre las cuales establece el grado y credibilidad de la proposición que constituye el elemento. 

La valoración del grado de aceptabilidad de un elemento de prueba es el resultado de inferencias fundadas en premisas constituidas por distintas circunstancias con respecto a la formación de la prueba. Muchas veces las inferencias se basan en criterios científicos, en otras ocasiones en máximas de experiencia sobre valoraciones, análisis comportamientos, interpretaciones de expresiones lingüísticas, etc. Por lo cual no es normal que para llegar a esas inferencias el juez utilice esquemas lógicos establecidos para todos los casos, sin embargo, existe un criterio que siempre debe ser tomado en cuenta y es que el grado de aceptabilidad de la prueba está determinado por una o más inferencias vinculadas con el hecho. 

Respecto a la prueba directa, el Tribunal Supremo español ha mencionado que existe una preferencia hacia esta clase de prueba, que se sustenta en la menor complejidad que representa, puesto que es suficiente la indicación de la prueba, sin que sea preciso, en principio, un especial razonamiento, como, por el contrario, es necesario cuando de pruebas indiciarias se trata. 

Redimensionar imagen
Contraste